martes, 26 de abril de 2011

La magia del Sur del Distrito Federal: Xochimilco

Xochimilco se caracteriza por la existencia de canales que dieron un tinte muy especial en todo el Valle de Anáhuac. Este sitio, por la orografía y manar de una serie de manantiales a la orilla de las montañas, ha permitido hasta la actualidad ser un lugar atractivo con sus canales, las chinampas, con sus flores, con sus trajineras adornadas, invitando a visitar los sitios más pintorescos del Distrito Federal.

Por la idiosincrasia de sus habitantes, en el centro un casco de la ciudad constituida por españoles, criollos, mestizos, nobles y en los alrededores, dos tipos de asentamientos, en los suburbios de la ciudad, barrios y en las laderas de las montañas, pueblos todos ellos asentamientos de indios; en el centro del casco de la ciudad se levanta un enorme edificio que desde el siglo de la conquista constituyó el convento de San Bernardino de Siena, patrona de la ciudad y jurisdicción, y en cada tecpan o centro de barrio o pueblo, en diferentes épocas se fueron construyendo pequeñas capillas, dirigidas, no por agrimensores, ingenieros o arquitectos, sino por alarifes y maestros de obra que habían asimilado los lineamientos arquitectónicos de la nueva cultura, así van apareciendo pequeñas capillas que denominamos populares para sus diferentes estilos en la composición y errores en el diseño.

"Los asentamientos de México y de Xochimilco, edificados a partir de islotes ganados a un extenso lago, encerrando en un Valle a 2200 metros de altura, son pruebas elocuentes del espíritu creador y de los esfuerzos del hombre, para formar un hábitat en un medio geográfico poco favorables". (Declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad, UNESCO 1987).

Xochimilco, palabra náhuatl que significa "En el Lugar de la Sementera Florida", es un lugar para descubrir y disfrutar sus riquezas naturales, sus monumentos históricos, sus tradiciones y su cultura; un lugar que se ha caracterizado por su conservación.

Se localiza al sureste del Distrito Federal, y colinda con las delegaciones Tlalpan, Coyoacán, Tláhuac y Milpa Alta. Tiene una extensión territorial de 125.2 kilómetros cuadrados, que representa un 8.4% del D.F., las principales elevaciones de la región son los cerros de Xochitepec y Tlacualleli, así como los volcanes Teutli y Tzompol. Corren por su territorio los ríos Santiago, Tepapantla y los canales de Xochimilco que son famosos en todo el mundo porque nacieron una vez que se formaron las chinampas, que al quedar asentadas sobre el enramado se constituyeron en fila una atrás otra.

En los canales Turísticos se puede disfrutar de un paseo agradable, consentir a su paladar con comida típica y deleitar su oído con la música de su preferencia: marimba, salterio, mariachi y norteños.

Pueden abordar una de las más de 200 trajineras con las que cuentan los 9 embarcaderos de esta zona: Cuemanco, Caltongo, Fernando Celada, Salitre, Belém, San Cristóbal, Zacapa, Las Flores, Nuevo Nativitas y Belem de las Flores.

Por su puesto, las opciones para comprar flores y plantas de ornato están siempre presentes, ya sea en alguno de sus 4 mercados especializados (Cuemanco, Madre Selva, San Luis Tlaxialtemalco y el mercado de Palacio de la Flor) o en sus innumerables invernaderos.

Y hablando de naturaleza es obligado mencionar el Centro Acuexcomatl, los Bosques de San Luis Tlaxialtemalco y de Nativitas, así como el Parque Ecoturístico Chinampero Michmani.

Además de su atractivo natural, Xochimilco cuenta con un amplio acervo cultural, donde una de las tradiciones más representativas se realiza con el culto al Niñopa, que es el niño Dios.

Su nombre sugiere dos orígenes; uno formado por la palabra niño y el locativo náhuatl Pan, que significa lugar. El segundo, compuesto por dos palabras castellanas: niño y padre, de ésta última derivó el apócope pa.

El 2 de febrero, el día de la candelaria, el Niñopa principia su ciclo anual. Recibe la adoración de sus fieles, pero también visita a los enfermos en sus casas y hospitales; traslados en los que siempre es acompañado de chinelos, que bailan respetuosamente.
Los rasgos prehispánicos no podrían faltar y qué mejor ejemplo que los petrogiflos de Cuauhilama, que plasman la cosmovisión del pueblo Mexica, también presentes en el museo arqueológico de Santa Cruz Acalpixca.
Obviamente, hablando de arte universal, el museo Dolores Olmedo es uno de los recintos más importantes de Xochimilco y de la Ciudad de México.
Otra tradición importante es la "fiesta de la Flor más Bella del Ejido ", como se le conoce actualmente ahora en su espíritu tradicional, respetando y admirando los rasgos de la mujer indígena mexicana, Xochimilco sigue dando vida a esta festividad que es una de las más preciadas gemas que adornan la diadema del alma Xochimilca.

También destaca, por su belleza y antigüedad, la parroquia de San Bernardino de Siena, que fue fundada por la orden franciscana en el siglo XVI, y cuyo retablo principal es sin duda su mejor carta de presentación.
Así, con esta breve incursión, Xochimilco ofrece a los amantes de las tradiciones, las costumbres, la naturaleza, los pequeños detalles y la cultura, cientos de agradables sorpresas, a cada paso, a cada instante, Xochimilco, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 link-.http://www.xochimilco.df.gob.mx/turismo/index.html

El mercado de Sonora (Distrito Federal)

FOTO: LUCHO AHUMADA

Entrar al mágico mercado de Sonora significa sumergirse en un espacio de magia, esperanzas, deseos y anhelos tejidos entre murmullos, pasos, risas y pregones de vendedores.

Por: México Desconocido

Heredero de la vieja tradición de los mercados prehispánicos nos remite a experiencias ya olvidadas y evoca en nosotros un México que poco a poco vamos perdiendo.

Fundado hace cerca de cuarenta años, treinta y seis para ser exactos, inició su actividad al mismo tiempo que los nuevos mercados de Jamaica y la Merced; ya lo largo de todos estos años ha cumplido una función primordial en la vida de nuestra ciudad: la de ayudar a la curación del cuerpo y del espíritu de muchos citadinos.
El mercado se ubica en la colonia Merced Balbuena, en una zona de tradición comercial, cerca de la vieja estación de bomberos; ahora, rodeado de ejes viales, ha perdido parte del encanto que tenía el llegar a él por calles y callejones saturados de la esencia del México Viejo.

PHOTO: ON TOUR
La mañana del sábado es especialmente movida; las calles que lo rodean se encuentran llenas de camiones, camionetas y otros vehículos. El mercado se expande hacia las áreas del estacionamiento, hacia los callejones, invade espacios donde los gritos, las voces y los ruidos se entremezclan con la música y el crepitar de los variados puestos de antojitos. Durante la mañana se expenden frescos nopales y elotes de Milpa Alta, macetas y tierra de Xochimilco, así como hierbas medicinales provenientes de Puebla, Morelos y el Estado de México.
El mercado cuenta con una amplia nave en la que se encuentran los puestos fijos, sección que ha crecido en respuesta a una demanda cada vez mayor de ciertos productos.

PHOTO: FRANCISCO PALMA
En sus bulliciosos pasillos se venden los más variados productos. Sonespecialmente llamativos los dedicados a los juguetes tradicionales: graciosos trompos, juegos de té para que las niñas «aprendan desde chiquitas», carritos, camiones, matatenas y baleros de esos que ya «no se encuentran», cunas y cochecitos para bebés, cristalinas canicas y dulces muñecas; objetos que ofrecen juegos que educan y que quizá se recrearán en la vida adulta. Junto con los juguetes tradicionales de madera, trapo y barro aparecen los de plástico, que poco a poco desplazan a los añejos disenos modificando el gusto y creando modas.

En otros puestos encontramos loza de Guanajuato, platos para el pozole, jarros atoleros, juegos de café con sus jarras de gracioso pico, platones para los postres tradicionales y tazas para el chocolate. También aquí la modernidad irrumpe y sustituye la loza por el vidrio y el barro por termo crisa; además de los cambios en las formas, ya que los gustos evolucionan.

Una sección muy especial es la de los disfraces, trajes que muchos niños han soñado tener: amarillos y emplumados atavíos de pollito con sus caritas de cartón y amarillos picos de cartulina. Calurosos vestidos de perro o conejo con los que los niños se convierten en protagonistas de dulces historias; hermosísimos vestidos de hada o de princesa que sumergen a las niñas en cuentos con final feliz; bailarinas merecedoras de los mejores aplausos o mariposas de alegres colores y vida efímera. Más sencillos, pero no menos bonitos, son los trajes de «indita» o de «indito» para las fiestas escolares o el día de Corpus. También hay instrumentos musicales: sonajas, panderos y cascabeles, tenabaris para los concheros y maracas de guaje llenas de piedritas.

PHOTO: MI MEJICO DEL AYER
Tal y como se acostumbraba en los mercados prehispánicos, hay una sección fija de animales vivos. El piar de los pollitos se confunde con los débiles ladridos de perritos y maullidos de pequeños gatos que esperan ansiosos un dueño. También encontramos aves espectaculares: tucanes de enorme pico; guacamayas multicolores; loros que, según los vendedores, hablan «todo» y hasta en «varios idiomas», y graciosos tecolotes. En estos ruidosos pasillos encontramos hámsteres, ratas blancas, gallos, gallinas, patos, conejos y hasta diversas especies de serpientes; además de que es posible conseguir casi cualquier animal con sólo encargarlo. Si lo que uno desea es tener su propio criadero, es posible adquirir huevos de casi todas las aves, incluso pavorreales.

Las dos secciones que han hecho más famoso al mercado son la de plantas medicinales y la de magia; ambas bien diferenciadas, si bien comparten un mismo espacio.

El uso de las plantas medicinales tiene una larga tradición en México. Producto de cientos de años de observación empirica y experiencia compartida, su utilización está estrechamente vinculada a conceptos religiosos y mágicos, además de ser un elemento cnltural que en un país con tantas tradiciones como es el nuestro, constituye una práctica muy arraigada. Tanto los jardines botánicos como los mercados de plantas medicinales han persistido en México, conservando el conocimiento y preservando las especies botánicas.
La enorme variedad de plantas medicinales que encontramos en el mercado nos habla de lo extendida que está la costumbre de utilizarlas. En los pletóricos pasillos donde se expenden, podemos encontrar hojas de aguacate para las inflamaciones, flor de manita para el corazón, flores de jacaranda para el estómago, «tripas de Judas» para los dolores musculares, axocopaque contra el reumatismo, árnica para aliviar los dolores producidos por golpes, manzanilla para los tés, toloache para el amor, y la «cabeza de negro" tan popular en los últimos años porque en ella se encontró materia prima para la obtención de la cortisona; pericón para cocer los elotes y para proteger las casas y los cultivos; flores de buganbilia para la tos, toronjil para los “corajes", y un sinfín de plantas con aplicaciones en todas las ramas de la medicina. En estos puestos también se venden víboras de cascabel, enteras o encapsuladas, las cuales tienen fama de curar el cáncer; zorrillos desecados con los que se prepara un caldo que “fortalece la sangre", estrellas de mar , y cruces de ocote para la buena suerte; trenzas de ajos machos para proteger las casas de las envidias; chupamirtos que se emplean como amuletos y ojos de venado para proteger del “mal de ojo".
Medicina impregnada de magia en la que la intervención de las divinidades se conjuga
 con la experiencia.

Finalmente llegamos a los puestos que más fama han dado al mercado: aquellos en los que se venden objetos directamente relacionados con las prácticas mágicas. Desde la remota antigüedad, la magia ha sido un recurso muy efectivo para influir sobre el destino y lograr que las cosas resulten a la medida de nuestros deseos. Estos puestos tienen características especiales, y aun cuando en ellos también expenden aigunas plantas, su giro más importante son los amuletos: las herraduras para proteger las casas, las velas y veladoras de todos colores para «trabajos» específicos: verdes, azules, rojas, blancas, amarillas o negras; polvo de oro, sal negra y de otros colores, alumbre, polvos en bellos sobrecitos de diseños antiquísimos, agua de San lgnacio para deshacerse de las personas indeseables, lociones de fuertes aromas y jabones para reforzar el efecto, sobre todo usados para «conseguir novio» o para que la pareja nos ame eternamente. Pero quizá más importantes que los objetos en sí, son las recetas que los vendedores proporcionan según sea el caso y ajustándose a las necesidades del cliente.

Sonora es un mercado versátil en el que se conjugan la tradición y la modernidad, la magia y lo eminentemente práctico, la medicina y la fe; en fin, en él encontramos todos los elementos para hacernos la vida más agradable recurriendo a todos los medios posibles.
Fuente: México en el Tiempo No. 1 junio-julio 1994

LINK: http://www.mexicodesconocido.com.mx/el-mercado-de-sonora-distrito-federal.html

domingo, 10 de abril de 2011

MATORRALMAN - OPERACION DINAMO

El Palacio Negro de Lecumberri...

El Palacio de Lecumberri se encuentra ubicado al noreste de la Ciudad de México, en la Delegación Venustiano Carranza. El edificio fue originalmente construido como penitenciaria y actualmente es sede del Archivo General de la Nación.


Conocido popularmente en México como El Palacio Negro de Lecumberri, sirvió como penitenciaría de 1900 a 1976. Su construccion surge como consecuencia de la reforma al Codigo Penal de 1871, mismo al que se anexo un proyecto arquitectónico para la creación de una Penitenciaría, el cual fue elaborado por el Ingeniero Antonio Torres Torija y su construccción por parte del Ingeniero M. Quintana, siendo su primer director el prestigioso jurista Miguel Macedo. Se inició su construcción el 9 de mayo de 1885 y se inauguro el día 29 de septiembre de 1900 por el entonces presidente de la republica, General Porfirio Díaz. El edificio responde al denominado modelo panóptico (tipología de establecimientos penitenciarios propia del siglo XIX), con una rotonda o cuerpo central poligonal destinado al cuerpo de vigilancia de la penitenciaría, y radial, mediante galerías de forma estrellada que convergen en el espacio central, en el cual se erigía una torre de 35 metros de altura destinada para la vigilancia de todo el penal.




Originalmente planeado para albergar una población de 800 varones, 180 mujeres y 400 menores de 18 años. Contaba con 804 celdas, talleres, enfermería, cocina y panadería. Tenía un área de Gobierno, sección de Servicio médico y Salas de Espera. Las crujías tenían celdas para un solo preso con cama y servicio de sanitario. En cada crujía existía una celda de castigo con puertas sólidas que tenían una mirilla. Se regía por un Consejo de Dirección que hacía las veces de Jefe Inmediato de todas las áreas. En 1908 se dio autorización para ampliar la construcción en donde originalmente tenía una capacidad para 996 internos y en el año de 1971 tuvo una población aproximada de 3800 internos.


Entre los prisioneros famosos con los que contó el Palacio de Lecumberri destacan Pancho Villa, David Alfaro Siqueiros, Heberto Castillo, el asesino de Trotsky, Ramón Mercader, José Agustín, José Revueltas, William Burroughs, Francisco Guerrero el chalequero y el escritor colombiano Álvaro Mutis.


Durante La decena trágica, el presidente Francisco I. Madero, así como el vicepresidente José María Pino Suárez, fueron asesinados camino a Lecumberri en 1913.


Durante sus 76 años como prisión, solo dos personas lograron escapar vivas. El primero fue el general de la Revolución mexicana Pancho Villa. El segundo fue Dwight Worker, un narcotraficante estadounidense de cocaína. Con la ayuda de su esposa Barbara Worker, Dwight escapó el 17 de diciembre de 1975 disfrazado de mujer. Posteriormente, publicó un libro acerca de sus experiencias intitulado Escape.


La sobrepoblación originó la mayor de las promiscuidades, desateción jurídica a los casos de los internos, pésima alimentación,corrupción en todos los niveles. Situaciones que deja de manifiesto el autor Franco Sodi en su nota "Por que fracasé en la penitenciaría", y que Sergio Garcia Ramirez anota en su libro "El Final de Lecumberri", al decir:


"Después de año y medio de luchar día con día, minuto a minuto, incesante y fatigosamente para alcanzar los fines propuestos, había conseguido: Convencerme de que algunos de mis colaboradores cedieron al dinero de los introductores de drogas y alcohol. Que el enemigo, capaz de mantener en la prisión esa fuerza constante y activa, que desbarataba en un momento lo conseguido en días, semanas o meses de trabajo, radicaba fuera del penal. Que la autonomía de los talleres se mantuvo primero gracias a la influencia política de quienes los manejaban y después gracias al sindicalismo burocrático… Que la disciplina entre el personal y reos no se lograba mientras subsistiera el poderío de los intereses creados…"o de los intereses creados…".


Derivado de las historias macabras que contaban los presos a sus familiares y amigos, con el tiempo los capitalinos aunaro el adjetivo "Negro" llamándolo El Palacio Negro de Lecumberri. La penitenciaria albergó a ambos sexos hasta el año de 1954, en que se puso en servicio la cárcel de mujeres.


El Palacio Negro concluyó su vida como prisión el 27 de agosto de 1976 al ser clausurado por su último Director, Sergio García Ramírez, para posteriormente convertirse en la sede del Archivo General de la Nación (Mexico) (AGN) en 1982. El AGN es uno de los más antiguos archivos históricos de América, y constituye una fuente inagotable para la investigación histórica y para diversas disiciplas.


Muy prontamente hubo críticas acerca de la inadecuación de la estructura del edificio para tareas archivísticas, además del riesgo de inundación por el desnivel respecto de la calle y la cercanía del Gran Canal de Desagüe, que favorecía el desarrollo de hongos y otros contaminantes nocivos para el papel. Después de varios proyectos que no alcanzaron a concretarse, se optó por construir un nuevo edificio para el AGN en el mismo predio, en las oficinas ocupadas anteriormente por el Registro Nacional de Población, que serían demolidas. El antiguo Palacio de Lecumberri pasará a ser un museo de sitio y centro cultural. Las obras estaban en proceso en 2011.
FOTOS: ANTIGUAS...
Fachada lateral de la prisión de Lecumberri en donde fueron bajados de dos autos Madero y Pino Suárez y asesinados . Los cadáveres de Pino Suárez (izquierda) y Madero (derecha) fueron apenas cubiertos con piedras.

Raúl Álvarez Garín, Gilberto Guevara Niebla y Eduardo Valle, El Búho, detenidos en LecumberrI
Como la actitud de los congresistas fue contraria a los deseos del Presidente, los integrantes del Vigésimo Sexto Congreso de la Unión fueron desalojados de la Cámara de Diputados y trasladados a la penitenciaría de Lecumberri, donde quedaron recluidos, después del golpe de estado del general Victoriano Huerta.

Siqueiros en Llecumberri


Francisco Guerrero, el Chalequero.

Francisco Guerrero ("El chalequero") (¿?- †1910), fue el primer asesino en serie del cual se tuvo registro en México, mató en la Cd. de México alrededor de 20 mujeres dedicadas a la prostitución durante 1880 y 1888, y una última (una anciana no prostituta) en 1908. Se ha convertido en un icono de la discriminación y segregación de la mujer durante el México porfirista y de la cultura del machismo mexicano, en general, que tristemente aún persiste.


Perfil psiquiátrico


Guerrero era un zapatero que jamás tuvo reparo en tratar de ocultar su misoginia y, ni siquiera, sus asesinatos, por tal motivo jamás se casó (hasta donde se sabe). De hecho en varias ocasiones se cuenta que se le pudo ver alardeando de sus crímenes. Vestía de manera estrafalaria, siempre usaba pantalones entallados, fajas multícolores y chalecos de charro (de ahí su apodo).


Poseía una muy marcada personalidad narcisista (trastorno narcisista de la personalidad) y veía al sexo femenino como un simple satisfactor sexual deshechable. Sus crímenes estaban marcados por una crueldad desmesurada sus crímenes eran meramente de odio. Violaba a sus víctimas para poder demostrar la supuesta "superioridad y poder" que creía tener sobre las mujeres.


Todas sus víctimas (exceptuando la última) fueron prostitutas pero, a diferencia de lo que se llegó a creer, no las mataba por el hecho de serlo, sino porque ellas eran más vulnerables (prueba de ello fue que su última víctima no se dedicaba a esta práctica, sin embargo, también pertanecía a un sector poblacional vulnerable: la tercera edad).


Se conoce muy poco sobre la vida de este oscuro personaje, mas es fácil intuir que su trastorno de personalidad y su misoginia, fue producto de un rechazo maternal durante la infancia, que degeneró en un complejo de Edipo no superado. Muy probablemente no conoció una imagen paterna o ésta representó el patrón de la violencia contra las mujeres (un padre golpeador).


Modus operandi


Abordaba a sus víctimas con el pretexto de hacer uso de sus servicios, y en efecto sí hacia uso de ellos. Posteriormente, las amagaba y ultrajaba, las asesinaba por estrangulación y, finalmente, por razones que no están muy claras las decapitaba. Tiraba los cadáveres en el río Consulado.

 

Primera detención, durante la misoginia del México porfirista

El México de finales de s. XIX y principios de s. XX, vivía un periodo de dictadura militar: el Porfiriato. La sociedad de esa época estaba marcada por el conservadurismo y una terrible doble moral, la desigualdad social y la segregación, muy propios de una sociedad en proceso de industrialización, que hacían vulnerable a las clases pobres (que representaban más del 90%, en esa época); una persona fácilmente podía desaparecer sin que alguien se diera cuenta, de hecho era algo muy común.
De 1808 a 1888, cadáveres de mujeres decapitadas y brutalmente golpeadas y cortadas, comenzaron a aparecer en los margenes del río Consulado, más las autoridades "conservadoras y de buenas costumbres" estaban más preocupados persiguiendo opositores políticos y, de hecho, consideraba algo benéfico para la sociedad el que no existieran este tipo de personas (sexoservidoras). La prensa fuertemente censurada por el régimen hizo nula atención de los hechos.


A pesar del poco interés y la apatía que mostraron las autoridades, el 13 de febrero de 1888, Francisco Guerrero es arrestado; ya para entonces Guerrero se jactaba abiertamente de sus crímenes dentro del bajo mundo del arrabal. En un principio, como dictaban las leyes, fue sentenciado a pena de muerte, pero el mismo Porfirio Díaz revocó la sentencia y lo sentenció a 20 años de reclusión en la prisión de San Juan de Uluá; bajo la atenuante de que las víctimas eran, textualmente: "simplemente, putas..."


Así después de cumplir íntegramente con su condena salió en libertad a principios de 1908.

Segunda detención

Pocos meses después de haber sido liberado, justamente el 13 de junio de 1908 (a 20 años, exactos de la primera aprehensión), Francisco Guerrero es aprehendido por segunda vez, por el asesinato de una anciana a quien ejecutó exactamente igual que a sus otras víctimas.


En ese momento la situación socio-política de México era muy diferente, el régimen porfirista estaba en decadencia y ya se veía venir la Revolución. La detención de Guerrero se dio sin mayor alarde, fue sentenciado nuevamente a pena de muerte esta vez sin que alguna autoridad interviniera, más falleció de causas naturales antés de que la sentencia se pudiera cumplir, en 1910, justamente el año que se desató la Revolución mexicana.


Influencia cultural

Francisco Guerrero "el chalequero", es recordadó hasta la fecha, tristemente, como el rostro del machismo mexicano, un machismo que está presente en todo el mundo pero muy especialmente en Latinoamérica (en donde las sociedades a pesar del importante avance en la igualdad de género que han tenido, siguen siendo marcadamente machistas).


Junto con la Revolución mexicana, y los derechos humanos, por los que esta pugnaba, vinieron los derechos de la mujer (un concepto relativamente nuevo que había nacido en los países desarrollados y que apenas llegaba a México).


A pesar de ello, el dote de ciudadana para la mujer mexicana tardó mucho tiempo aún en llegar, esto si tomamos en cuenta que no fue hasta la década de los 50s que se les permitió votar. Y tristemente la violencia contra la mujer sigue siendo un grave problema social en México, cabe destacar los feminicidios en Ciudad Juárez.


Un hecho curioso fue que la vida delictiva de Francisco Guerrero concordó con la del famoso Jack el destripador, al igual sus crímenes tuvieron varios elementos en común.

miércoles, 6 de abril de 2011

JOHN WAYNE GACY- EL PAYASO ASESINO


John Wayne Gacy, Jr. (17 de marzo de 1942 - 10 de mayo de 1994), conocido también como "Pogo" o "El payaso asesino", fue un asesino en serie estadounidense que violó y mató a 33 chicos jóvenes entre 1972 y 1978. Veintiséis de sus victimas fueron enterradas en el sótano de poca altura de su propia casa, otras tres en otros lugares de la casa, y otras cuatro fueron lanzadas a un rio cercano.
Se le llamó "El payaso asesino" porque hacía servicios sociales en desfiles y fiestas de niños vestido de payaso, se hacía llamar "Pogo el payaso", personaje que creo él mismo.

Infancia y adolescencia

John Wayne Gacy nació en Chicago, Illinois, fue el único varón y el segundo de tres hijos nacidos de John Samuel Gacy (Junio 20, 1900 - Diciembre 25, 1969), un maquinista, y de Marion Elaine (Mayo 4, 1908 – Deciembre 14, 1989). Gacy era de descendencia polaca y danésa. Cuando era niño era obeso, estaba muy unido a sus dos hermanas y a su madre (quien afectivamente le llamaba "Johnny"), pero era castigado frecuentemente por su padre, un alcohólico que abusaba físicamente de la familia, y siempre pegaba a su hijo con un cinturón de cuero. A lo largo de su infancia y adolescencia, Gacy se esforzaba por hacer sentir orgulloso a su padre, pero rara vez su padre le aceptaba; el viejo Gacy le hacía el vacío, a menudo le llamaba "marica", "estúpido" y "niño de mamá". A los 9 años de edad, un amigo de la familia abusó sexualmente de él. Cuando tenía 11 años se golpeó en la frente con un columpio, y como consecuencia

se le formó un coagulo de sangre en el cerebro que pasó desapercibido hasta la edad de 16 años, cuando comenzó a sufrir desmayos. Su padre sospechó que esos episodios eran un esfuerzo de ganar la simpatía y le acusó de estar fingiendo. A Gacy se le recetó medicamentos para disolver el coágulo. Gacy asistió a 4 colegios diferentes, pero acabó abandonando cada uno de ellos, y de hecho nunca se graduó. A la edad de 20 años, siguiendo el consejo de su padre, Gacy dejó su casa y se mudó a Las Vegas, Nevada, donde trabajó en una funeraria durante tres meses antes de volver a Chicago. Sin volver al colegio, Gacy se inscribió y se graduó en la Northwestern Business College. Obtuvo un puesto directivo en prácticas en la Compania de Zapatos Nunn-Bush poco después de su graduación. En 1964, Gacy se mudó a Springfield, Illinois, para trabajar como vendedor. Allí conoció a su compañera Marlynn Myers, y se casaron en Septiembre de 1964. Después de terminar su periodo de aprendiz, Gary promocionó a encargado del departamento. Fue muy activo en organizaciones de Springfield, se unió a Jaycees y ascendió a vice-presidente en 1965.

Biografía


John Wayne Gacy junto a la Primera Dama Rosalynn Carter
 Desde temprana edad tuvo una difícil relación con su padre, ya que lo maltrataba, lo golpeaba incluso dudaba de su sexualidad, su padre era un alcohólico que abusaba físicamente de su madre. Esto le provoco a John un serio problema ya que despues de un tiempo al entrar a la adolescencia tuvo problemas sexuales.
Trabajó por un corto período en Las Vegas. Al regresar a Illinois, Gacy acudió a una escuela de negocios y comenzó moderadamente una exitosa carrera como vendedor de zapatos en Springfield, Illinois, donde se convirtió en miembro de la organización Jaycees.
Según un estudio del profesor de sociología de la Universidad de Alabama, Dennis L. Peck, "John Wayne contrajo nupcias en 1964, y debido a sus problemas sexuales muy rara vez conseguia una ereccion, y en una ocasion que la consiguio, engendro a su hija. Aquel año también tuvo su primera experiencia homosexual". Se mudó a Waterloo, Iowa, donde fue gerente de un restaurante de la cadena Kentucky Fried Chicken, perteneciente a la familia de su esposa.

Jeffrey Rignall
El primer matrimonio de Gacy terminó luego de ser declarado culpable por abuso sexual a menores en 1968. Fue sentenciado a 10 años de prisión por este crimen, pero luego de 18 meses y debido a su buen comportamiento, salió en libertad condicional el 18 de junio de 1970. Después de abandonar la cárcel, se mudó nuevamente a Illinois, donde ocultó su registro criminal con éxito, hasta que la policía comenzó a investigarlo por los asesinatos posteriores.
En 1971, compró una casa en un sector anónimo de Norwood Park Township. Allí estableció su propio negocio dedicado a la construcción, PDM Contracting. La casa en la que residía fué demolida el 3 de Mayo de 1979 y en 1982 se construyó otra en su lugar.
Gacy se casó por segunda vez con una mujer que conoció en la secundaria y ella, junto a sus dos hijas, se mudó junto a él. Se convirtió en un importante y respetado miembro de la comunidad. Además de su show como payaso, se hizo partícipe activo del Partido Demócrata, como voluntario para limpiar las oficinas del partido. Eventualmente se convirtió en vocal de mesa. En este puesto fue capaz de conocer, e incluso ser fotografiado con la entonces futura Primera Dama, Rosalynn Carter. De hecho, Carter autografió la fotografía: "Para John Gacy. Los mejores deseos." Durante la búsqueda en la casa de Gacy, luego de ser arrestado, esta foto causó una vergüenza mayor al Servicio Secreto de los Estados Unidos, ya que en ella aparecía John con una chapa en su solapa que mostraba una letra "S", lo que significa que el Servicio Secreto le había otorgado la autorización para acceder a información clasificada.

Los asesinatos

El segundo matrimonio de Gacy terminó y su esposa se divorció de él a mediados del año 1976. En 1977, David Daniel, quien tenía 28 años entonces, declaró que John le ofreció llevarlo a la estación de buses, pero Daniel se rehusó. También dijo que Gacy era muy insistente, llegándole a pedir siete veces, incluso ofreciéndole marihuana. De dos víctimas que fueron reportadas como "sobrevivientes", Daniel es el único vivo en relatar el procedimiento de John Wayne Gacy.
Ninguna sospecha recayó en Gacy, hasta el 12 de diciembre de 1978, cuando fue investigado después de la desaparición del adolescente de 15 años, Robert Piest, quien fue visto por última vez junto a él. Un allanamiento en casa de John reveló diversos artículos relacionados a otras desapariciones.

El 22 de diciembre de 1978, Gacy acudió a sus abogados y confesó sus crímenes. Declaró haber asesinado por primera vez en enero de 1972, cuando al clavar el cuchillo en el cuerpo de un joven y ver como la sangre brotaba del cuerpo, el sentía una sensación de excitación, y esto comenzó a gustarle. También confesó haber matado a 33 individuos e indicó la ubicación de 28 de los cuerpos a la policía. Estaban enterrados en su propiedad. Las otras cinco víctimas, dijo, las había arrojado al cercano río Des Plaines. Al menos una de las víctimas fue recogida en la estación de buses. El individuo más joven tenía sólo 9 años y el mayor tenía cerca de 20. Ocho de las víctimas estaban tan descompuestas que nunca fueron identificadas. Los cuerpos fueron descubiertos desde diciembre de 1978 hasta abril de 1979, cuando la última víctima conocida fue hallada en el río Illinois.

Juicio

El 6 de febrero de 1980 comenzó el juicio de Gacy en Chicago. Durante el juicio, él se declaró no-culpable, alegando problemas de orden mental. Sin embargo, su testimonio fue rotundamente rechazado,ya que se le realizaron estudios de orden mental, dando resultados negativos, es decir, que no tenia ni padecia de problemas mentales. Su abogado argumentó que John tenía lapsos de locura temporal en el momento de cada asesinato, pero antes y después, recobraba la normalidad para atraer y disponer de las víctimas.

En un momento del juicio, la defensa de Gacy intentó afirmar que los 33 asesinatos fueron muertes accidentales como parte de una asfixia erótica, pero el forense del condado de Cook demostró con evidencia que estas afirmaciones eran imposibles. Además, Gacy ya había confesado a la policía y era incapaz de suprimir tal evidencia.
John Wayne Gacy fue hallado culpable el 13 de marzo y fue sentenciado a la Pena de muerte.

Ejecución

John Gacy fue ejecutado el 10 de mayo de 1994 en la penitenciaría Stateville en Crest Hill, Illinois, por medio de una inyección letal. Esto sucedió después de su última comida: camarón, pollo frito, fresas y patatas fritas.

Su muerte no causó tanto revuelo mediático, pero grandes multitudes se agolparon a las afueras de la penitenciaría para celebrar "fiestas de ejecución", con varias personas arrestadas por intoxicación etílica y desorden público. En una inusual muestra de humor negro, el autoproclamado Gacy's Day Parade (una parodia del desfile de Macy's Day Parade) comenzó. Había gente vendiendo camisetas y artículos relacionados con Gacy y la gente gritó cuando John fue declarado muerto.
De acuerdo a los reportes, Gacy no expresó remordimiento. En una de sus últimas charlas con su abogado, le dijo que su muerte no haría regresar a ninguna de las víctimas. Sus últimas palabras antes de morir fueron: "Bésame el culo. Nunca encontrarán a los demás", las cuales se las dijo a un guardia mientras era enviado a la cámara de ejecución.

Luego de comenzada la ejecución, los químicos letales inesperadamente se solidificaron, atascando el cuarto tubo que Gacy tenía conectado a su brazo. El equipo que llevaba a cabo la ejecución reemplazó el catéter y 10 minutos después, la ejecución se reanudó bajo la atenta mirada de los testigos, que observaban detrás de una ventana cubierta por una persiana. El proceso tardó 18 minutos en completarse. Los anestesistas argumentaron que el percance ocurrido con los químicos solidificados se debió a la inexperiencia de los oficiales de la prisión, quienes cumplían con la ejecución.

Posibles explicaciones

Algunos señalan la pobre relación con su padre alcohólico, un trauma en la cabeza y unos subsecuentes desmayos en su adolescencia como la base de sus actos. También se especula que la matanza de hombres y niños era la expresión subconsciente del odio a sí mismo por su propia homosexualidad. A menudo declaró que se desinhibía en el momento del sexo. De todos modos, sus víctimas fueron mayoritariamente hombres heterosexuales y el atributo común entre ellos era la juventud y la belleza.
Después de su ejecución, el cerebro de Gacy fue extraído. Actualmente es de propiedad de la Dra. Helen Morrison, quien entrevistó a John y a otros asesinos seriales en un intento por aislar los rasgos comunes en su personalidad.
Los abogados de Gacy contrataron a un psiquiatra forense para que examinara el cerebro de Gacy después de morir. Los resultados revelaron que no había anormalidades. El especialista afirmó que John no encajaba en ningún perfil psicológico propio de los asesinos en serie y que probablemente la razón de su actuación no se sabrá jamás. Durante el juicio, la Dra. Morrison apareció como testigo psiquiátrico y declaró que Gacy tenía "el maquillaje emocional de un infante".

Gacy como artista

Durante los 14 años que pasó en prisión, Gacy solía pintar con óleo. Su tema favorito eran los payasos. Dijo que usaba su acto de payaso como álter ego. Sus pinturas incluyen imágenes de Blancanieves y del asesino en serie Jeffrey Dahmer.
Muchas de las pinturas de Gacy fueron vendidas en una subasta luego de su muerte. Una de sus obras más famosas es la que aparece el cantante punk GG Allin, quien solía visitar a Gacy en prisión y con quien mantenía correspondencia hasta que falleció el 28 de junio de 1993. La pintura ahora es del hermano y bajista de Allin, Merle Allin. Una reproducción de la imagen en blanco y negro puede ser vista en la portada de la banda sonora del documental de GG Allin, Hated: GG Allin and the murder junkies.
Sus pinturas también han sido usadas como adorno del álbum de Acid Bath, When the kite string pops. Gacy hizo pinturas para el artista, músico y actor Glen Meadmore, con quien también mantuvo correspondencia por un tiempo. Un retrato de Meadmore, pintado por Gacy, aparece en la portada de su disco Hot, horny and born again.
Otra pintura de John Gacy pertenece a Dani Filth, de la banda metal Cradle of Filth. El cineasta John Waters también posee un cuadro de Gacy que, según él, está colgado en la habitación de huéspedes de su casa, "para que las visitas no se queden demasiado tiempo".